A partir del 22 de julio de 1497, la tenencia de la tierra en la Hispaniola se convirtió en un privilegio, que se caracterizaba por el enunciado o motivación esencial de la famosa carta patente emitida en esa fecha por los reyes de Castilla.

La mano de obra para cultivar esas tierras se puso escasa.

Los nativos no tenían interés en ese modo de explotación de las riquezas agrícolas y se resistían a ser esclavizados por las crueles huestes de la corona.

En 1514, Enriquillo fue maltratado salvajemente por un hijo de Francisco Valenzuela en el repartimiento de Alburquerque, en San Juan de la Maguana, donde también mancillaron el honor de Mencía, su esposa.

El gobernador de la villa, Pedro Vadillo, alentaba que se cometieron injusticias y hasta se atrevía a desacatar las instrucciones de la Real Audiencia para lograr objetivos personales.

Habiendo soportado injusticias y vejámenes por casi cinco años, no pudiendo seguir en esa situación y ante la crueldad de los colonizadores, en 1519, el cacique Enriquillo decidió sublevarse junto a un grupo de rebeldes y utilizar las montañas como centro de operaciones.

Unos meses antes, en 1518, habían llegado a la Española, los primeros cuatrocientos esclavos desde el suroeste de Africa que estaban destinados a servir a los señores en el corte y procesamiento de la caña de azúcar.

Esa fue la primera señal de inicio de un período de esclavitud que sirvió de ejemplo a nuestra raza aborigen.

Continuaron llegando mas esclavos africanos, hasta alcanzar la primera etapa de la cantidad de 4,000 autorizados mediante cédulas reales que fijaban el precio de cada esclavo en 45 castellanos.

Así empezó la esclavitud en la Española..!

Así empezaron las importaciones de seres humanos para ser tratados como si fueran residuos fabriles para su reciclaje.

Así empezaron los contagios a nuestra gente con enfermedades del continente africano desconocidas por los colonizadores.

Así empezó a poblarse la región occidental de la isla.

Hoy es día, la República Dominicana confronta un serio problema por migración ilegal tolerada.

En la República Dominicana hay muchos quehaceres para el tren gubernamental.

Todos lucen ocupados y aunque la gente espera ver el resultado de las grandes decisiones, la respuesta debe esperar un tiempo prudente, por razones evidentemente obvias.

Nada se debe apresurar para no tener que lamentar el fracaso de la improvisación. Las promesas de campaña y el cielo, como el famoso film de Warren Beatty, pueden esperar, sin desesperar.

¿Quién se imagina una reforma policial en un abrir y cerrar de ojos?

¿Quién cree que en la organización de un sistema de atención primaria que funcione como debe ser, se puede improvisar?

¿Cómo sabe la gente si la carne que consume está libre de contaminación por bacterias patógenas estando los mataderos, carnicerías y pescaderías sin control sanitario?

¿Hay controles de calidad sobre la producción de alimentos y medicamentos que se expenden libremente en farmacias, supermercados y en las calles?

En materia de turismo, solamente se conocen cifras sobre llegadas de visitantes extranjeros, pero pocos dominicanos tienen orientación precisa sobre dónde ir de vacaciones y disfrutar de la comida regional en puntos claves con higiene y calidad.

Hay mucho trabajo que no se puede hacer en las condiciones actuales y otros que no se harán nunca.

No hay gente con plenos deseos de ser creativos, diligentes y sobre todo sin ambiciones desmedidas por un salario sin recompensar al Estado por lo que le remunere.

Las universidades y colegios privados del país no están al alcance de la clase media sin que exista un sacrificio sobre humano para el pago de todos los requerimientos para asistir a clases.

Los uniformes, libros, transporte seguro, mensualidades y múltiples erogaciones más, desequilibran el presupuesto de muchas familias que tienen que recurrir al endeudamiento bajo el desprestigiado sistema de crédito educativo, comparable con un régimen de usura extrema.

Los que ejercen profesiones liberales, con honrosas excepciones, no ofrecen servicios espontáneos para ayuda de los más necesitados, aún cuando algunos gremios lo tienen establecido en sus estatutos.

Falta mucho para lograr que exista una sociedad justa y equilibrada, pero el camino está trazado, siempre que la gente tenga en cuenta lo que se está haciendo por su bienestar, aún cuando se están sacrificando, cuestiones muy perentorias para echar adelante con más celeridad.

No es necesario hacer una campaña publicitaria multimillonaria para decirle al pueblo dominicano, con sinceridad, sin ambages, lo que está pasando en el mundo y de qué manera se está enfrentando.

Una boletín cuidadosamente elaborado, puntual, preciso, irrebatible, sin frases cohetes de las que inducen a pensar que se trata de propaganda vana es una forma de decir verdades que son útiles para lograr que el poder siga en manos del partido que llevó al poder al actual presidente Luis Abinader, quien hace mucho por salvar la nación, pero los que miran las cosas desde otro cristal se dedican al apocamiento de su gestión.

Si el Partido Revolucionario Moderno (PRM) tomó la decisión de presentar como candidato a Senador por la provincia Monseñor Nouel al señor Héctor Acosta, quizás lo hizo en un momento de inmadurez.

El curriculum de «El Torito» que aparece en la pagina oficial del Senado de la República es un historial de éxitos cosechados como cantante por un personaje, que debido a su arte, goza de gran popularidad.

No más de ahí.

La parte más trascendente en un legislador es su preparación académica, cosa que no se destaca en la hoja de vida de «El Torito», sino su “talento natural”.

Héctor Acosta

He aquí una transcripción de esa lista de éxitos:

«Senador provincia Monseñor Nouel
Nació el 23 de mayo, en la ciudad de Bonao, provincia Monseñor Nouel. Es hijo del señor Elpidio Acosta y la señora Zeferina Restituyo.

Héctor Acosta, se convirtió en uno de los jóvenes con más talento natural para el canto y la música, el coro de la iglesia San Antonio De Padua. La agrupación musical Los Gentiles, de su ciudad, fueron sus grandes escuelas. Cantante y Bajista con grandes destrezas, hicieron de él, un orgullo de Bonao.

En el 1989 conoce al señor Gerardo Díaz (El Toro), afamado promotor y manager de orquestas, y en una improvisada actuación lo deja gratamente impresionado, de inmediato, el sr Díaz le propuso manejarlo para que llegara a una agrupación de carácter nacional e internacional. Más adelante, 4 de mayo del 1991, nace la orquesta Los Toros Band, teniendo a Héctor Acosta “El Torito”, como líder y cantante principal.

A principio del 1990 graba la primera producción de Los Toros Band titulada “Se Soltaron los Toros”, que durante todo un año se estuvo difundiendo en la radio, generando una gran expectativa, pues el intérprete de tan resonantes éxitos sólo era conocido por sus temas musicales. A este disco precedieron otros en la misma vertiente, hasta llegar a puntos culminantes con realizaciones como “A Pasito Lento”, “No Hay Problemas”, “Toromanía, “Serenata”, “Pa’ La Calle’, “Indetenibles”.

Pero entre todos, merece una consideración especial, la labor de rescate del merengue vernáculo y de salón que se inició con la producción “Raíces”, la cual le permitió al Torito satisfacer los gustos musicales más exigentes y ortodoxos, representado por los sectores más tradicionales de la sociedad.

Acogido ya como un genuino exponente de merengue, Héctor Acosta hizo un exitoso “crossover’ hacia la bachata, logrando que el público lo asumiera como un auténtico intérprete de ese género. El tema “Perdóname la Vida” se convirtió en el estandarte e insignia del artista en el género de la bachata.

Héctor Acosta “El Torito” como líder y cantante principal, durante décadas, ha llenado las principales salas de espectáculos, y los grandes escenarios también han acogido sus conciertos y espectáculos.

Una de las actuaciones memorables del artista se produjo el 9 de abril del 2005 en el teatro United Palace de la ciudad de Nueva York, donde le tocó compartir el escenario con el astro mexicano Cristian Castro.

A nivel de premios y reconocimientos, Héctor Acosta “El Torito” ha sido uno de los intérpretes de merengue más premiado y galardonado en su trayectoria, tanto en el país como en el extranjero.

Toda esta trayectoria de éxitos y de grandes realizaciones con Los Toros Band llega a un momento culminante que produce la necesidad de emprender nuevos senderos.

Es así como el 8 de marzo del mismo año presenta, en una concurrida rueda de prensa, su proyecto personal, Héctor Acosta & Orquesta, generando una amplia corriente de aceptación y de opinión pública.

Hoy en día la orquesta de Héctor Acosta “El Torito”, es una de las más reclamadas en fiestas privadas, eventos especiales, bodas, celebraciones, bailes populares, lo que le lleva a tener una agenda totalmente comprometida con un año de antelación, lo cual pone de manifiesto el amplio nivel de aceptación que posee.

Sus giras se han multiplicado de tal manera que se ha visto obligado a frecuentes presentaciones en Nueva York, Boston, Miami, Orlando, Los Ángeles, Canadá y Europa.

Todos los conciertos de importancia de merengue y de bachata que se han realizado en Nueva York en los últimos tiempos, lo han tenido como figura reclamada y obligada, entre los cuales hay que destacar la Noche de Merengue en el Shea Stadium, donde fue una de las agrupaciones más aplaudidas. Lo mismo ocurrió durante el espectáculo Área 809 en el teatro United Palace en septiembre del 2006.

En los premios Casandra 2007, fue ganador en tres nominaciones “Orquesta del año 2006, Merengue del año 2006, con el tema “como me curo”, y álbum musical del año 2006, con la producción “Sigo siendo yo”.

En el año 2007 recibió el premio Latin Pride National Award como “Popular Music Artist”, y en el año 2009 lo recibió de nuevo como “Excellence en Music (Tropical), al tiempo de haber sido reconocido por El Senado de la Ciudad de Boston, USA.

En el año 2008, El Torito resulta nuevamente ganador de premios Casandra 2007, en las categorías “Orquesta del año 2007” y “Bachata del año 2007” con el tema “Me voy” o mejor conocido por el público como El Anillo. En el año 2009, Héctor Acosta gana el premio Casandra como Orquesta Merenguera del año y el premio por el Álbum del año, “Mitad-Mitad”.

En el 2010 en los Billboard, dos nominaciones: Álbum Tropical del año y Álbum Tropical del año Solista. Dos nominaciones al premio Lo Nuestro 2010, Artista Masculino del año y Tropical Tradicional Artista del año.

En el 2010 y 2011, gana por 5to año consecutivo el premio Casandra como Orquesta merenguera del año. En el 2012, Premio Casandra como Orquesta popular más destacada en el extranjero.

En el 2013, gana de nuevo el premio Orquesta del Año, que otorga la Asociación de Cronistas de Arte (ACROARTE), ya con un nuevo nombre: Premios Soberano. Igual ganó Orquesta Popular Destacada en el Extranjero, y recibe, además, el más alto honor que se le entrega a un artista en República Dominicana, “El Gran Soberano”.

A nivel internacional, Héctor Acosta ha estado realizando giras importantes que incluyen lugares a los cuales no había visitado antes, ese es el caso de sus dos conciertos en el Teatro Coliseo de Buenos Aires, capital de Argentina, y su presentación en Islas Canarias, en el mes de mayo 2011.

Acosta recibió 2 nominaciones al premio Lo Nuestro 2011, fue nominado a Artista Masculino del año y Tropical Tradicional Artista del año, en los premios Billboard 2011, nominado por el Álbum Musical de año Oblígame.

Administrando su propia carrera artística, Héctor Acosta ha realizado siete producciones musicales: “Sigo Siendo Yo”, “Mitad-Mitad”, “Simplemente…El Torito”, “The Ultimate”, “Bachata Collection”, “Oblígame”, “Con el Corazón Abierto”, “Merengue y Sentimiento”.

En febrero año 2015, Héctor Acosta, ganó el Premio Lo Nuestro, como Artista Tropical Merengue del Año.

Para el año 2016 continuaron los éxitos con las giras internacionales, y los temas de la Producción Merengue y Sentimiento, siendo está nominada a los premios GRAMMY como Álbum Tropical Contemporáneo.

De esta producción es el tema “Amorcito Enfermito”, un tema que se convirtió en todo un fenómeno musical de la temporada, composición y arreglos de Romeo Santos.

El 16 de febrero y el 26 de abril del año 2017, Héctor Acosta presenta dos grandes conciertos en el Gran Teatro del Cibao, titulado “Un Bohemio Cibaeño”. Ese mismo evento, es presentado el 27 de mayo del mismo año, en el Teatro Nacional, de la ciudad de Santo Domingo, capital dominicana, todos a casa llena.

En el ceremonial de los Premios Soberano de la Asociación de Cronistas del Arte, 2017, en República Dominicana, el día 28 de marzo; Héctor Acosta recibió los más altos honores que puede recibir un artista y su orquesta: Álbum Musical del año (Merengue y Sentimiento), Orquesta de Merengue y Bachata del año (Amorcito Enfermito).

El domingo 8 de octubre del mismo año 2017, Héctor Acosta “El Torito” se adueñó de la Gran Manzana, New York, donde tuvo el privilegio de actuar en uno de los teatros más prestigiosos del Mundo, el emblemático Carnegie Hall. Allí realizó un evento con orgullo patrio, solidaridad con países hermanos afectados por catástrofes naturales, y con la música autóctona de los dominicanos como lo es el “Merengue”.

Un despliegue de alegría total, folklore y cultura dominicana, adornaron el ambiente festivo del teatro en la gran manzana, donde miles de quisqueyanos, hispanos y otras nacionalidades, se dieron cita para disfrutar a ritmo de merengue y bachata la música de Héctor Acosta.

En el ceremonial de los Premios Soberano del 2018, Héctor Acosta recibe el premio de Concierto del año, “Bohemio Cibaeño”.

En el Ceremonial de los premios Soberano 2019, recibe el galardón como Orquesta de merengue del Año, convirtiéndolo en el máximo ganador de este renglón en la historia de RD, con seis estatuillas.

Héctor Acosta: Político

En el aspecto político social, Héctor Acosta siempre fue un simpatizante del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), a raíz de la división se quedó con la facción del PRM. Para las elecciones del año 2016 decide presentarse como candidato a la senaduría por su provincia Monseñor Nouel.

Antes de esa decisión, venía de convertirse en uno de los principales activistas sociales de su natal ciudad, realizando marchas y protestas para que los ciudadanos recibieran, de las instituciones responsables, mejores condiciones en los servicios esenciales que son requeridos en una determinada localidad. Además, marchas pacíficas en contra del flagelo de la delincuencia que cada vez más azotaba su lar nativo.

Luego de varias consultas y análisis, Héctor Acosta decidió retirarse y esperar una oportunidad más propicia, la cual se consideró que había llegado para las elecciones del año 2020. Siendo así, se iniciaron los trabajos y la conformación de los equipos correspondientes, el trabajo de la dirección del partido en la provincia y los municipios, llegando a conformarse una sólida candidatura que hizo historia en la provincia y el país, al quedar electo como senador de la República para el periodo 2020-2024, con el más alto porcentaje de votación en la historia de la provincia y uno de los más altos a nivel general.

Centro de los Héroes de Constanza, Maimón y Estero Hondo (La Feria)»

Respetando el debido proceso y luego de analizar si se trata de una decisión políticamente correcta, el PRM debe pedirle la renuncia al Torito y presentar una terna para reemplazarlo.

Como usted llegó hasta aquí, haga un comentario.

Desde tiempos inmemoriales han surgido inspiraciones musicales que son el producto de reacciones sociales ante un evento o cadena de eventos que ocurren de manera espontánea o por imposición de circunstancias políticas, económicas o sociales.

Las inspiraciones que sirvieron de base a muchos autores clásicos, desde los tiempos del Monje franciscano Pierlouggi da Palestrina, fueron influenciadas por el ambiente en que vivieron.

La música sacra es la que mejor objetivo ha logrado por haber sido propiciada por ordenes religiosas para ambientar sus celebraciones y entretener a reyes y caudillos.

Con el apoyo de las iglesias, desde el renacimiento, la historia viene registrando la formación de orquestas, coros y solistas de trascendencia mundial.

En la historia reciente, la buena musica del Siglo XX tiene sus raíces en ambientes de convivencia de personas con objetivos comunes.

Así surge el dixieland, que es un estilo de jazz, producto de la improvisación, pero con un capítulo histórico de por medio influenciado por la transformación social que se produjo en el sur de los Estados Unidos tras los cambios lingüísticos de su frontera sur, donde se hablaba Francés y pasó a ser posesión estadounidense luego de la venta que hiciera Napoleón Bonaparte de sus tierras en esa parte del mundo.

Así hay muchos casos que pueden servir de soporte para esta historia, pero en particular, la República Dominicana ha tenido una enorme influencia por un proceso de adaptación paulatina a las costumbres de otras latitudes donde existen importantes representaciones de emigrantes con costumbres y estilos regionales, según su procedencia.

El merengue se ha ido transformando por no decir deformando y solo aquellos que representan las raíces del pueblo dominicano se mantienen vigentes.

El ritmo mal llamado «bachata», pero aceptado por todos, a pesar de algunos «Mix» desafortunados, se ha ido innovando con la introducción de modernos instrumentos de percusión, mezclándose con otros de diferentes orígenes, algo que no ocurrió con el merengue a pesar de la influencia que tuvo con el folklore sudamericano y la cumbia panameña, principalmente, pero así son las cosas.

La bachata japonesa es real y en los night-clubes suizos, donde contratan bailarinas y músicos bachateros, se paran a bailar todos los comensales al escucharla.

Lo imperdonable siempre ha existido y existirá. Un exceso de celo por nuestra cultura motivó que en la dictadura que gobernó entre 1930-1961, estuviera prohibido el baile del Rock and Roll en muchos lugares, al igual que en México, para no herir con influencias extrañas la tradición musical de una nación.

Lo imperdonable de hoy en día es tener que tragarse una cosa que han bautizado como «musica urbana» con letras y movimientos irrepetibles, de lo cual se ha escrito mucho, pero no se ha hecho nada.

Mi marciano favorito es una serie de ficción que se hizo famosa en la televisión hace más de medio siglo y se trata de un personaje con características de un ser humano, pero procedente del planeta Marte, que aterrizó forzosamente debido a una avería que sufrió su nave.

Un joven reportero llamado Tim O’Hara, que presenció el aterrizaje, por curiosidad periodística, pero de manera muy inocente, le ofreció alojamiento y alimentación en su propia casa, hasta que pudiera reparar su nave y reponerse de algunas lesiones sufridas y luego regresar a su planeta de origen.

La hospitalidad del joven O’Hara le trajo como consecuencia muchas investigaciones, tanto de parte de su vecindad como de las autoridades locales a quienes dijo que su visitante era un tío suyo, apodado Martin.

El tío Martín estaba dotado de muchos poderes para hacer cosas maravillosas a base de su imaginación, pero nunca pudo demostrar que los tenía para reparar su nave averiada.

Mi marciano favorito

Esa serie fue un motivo de entretenimiento para muchos dominicanos y parece ser que influyó tanto en los que vivían aferrados a la televisión de la época y su descendencia que se han llegado a comportar igual que Tim O’Hara, pero con los haitianos y cada quien tiene su “Haitiano Favorito”.

Si la República Dominicana está llena de inmigrantes haitianos ilegales es porque muchos criollos se están beneficiando y por tal motivo necesitan contar con su Haitiano Favorito.

No es menos cierto que la mayoría de los inmigrantes con deseos de trabajar obtienen sus documentos oficiales para poder hacerlo, pero hay seres humanos en este lado de la isla que no miden las consecuencias de tener un ilegal a su servicio, sea de la nacionalidad que sea, por razones económicas, evasión de impuestos y otros tejemanejes.

Por eso, hay muchas mujeres haitianas y de otras nacionalidades, pero ilegales, que lavan, planchan, venden frutas en las calles, hacen servicios personales de intimidad, sirven en bares, hoteles, restaurantes y múltiples oficios mas.

Con igual condición hay extranjeros en la construcción como maestros, varilleros, electricistas, terminadores, pintores, etc.

En agricultura,  producción avícola, vacuna, porcina y otras más, hay tantos que viven de ese rubro que es muy difícil de determinar.

Estamos amenazados por esos hermanos, pero de otros padres, que hasta las autoridades del país parecen tener una venda que les impide darse cuenta de lo que eso representa.

Han acontecido muchos eventos peligrosos, a través del tiempo, que se han pasado por alto o nunca se han divulgado.

Los dos últimos, ocurridos recientemente en Ciudad Juan Bosch y en una de las entradas a Casa de Campo, La Romana, son ejemplos de que se están apoderando de su anhelada aspiración histórica.

No es posible continuar dejando que la gotera siga cayendo sobre la piedra y se evitará que el hoyo siga profundizándose hasta atravezarla.

La República Dominicana de hoy está bajo el dominio lingüístico de una combinación de cantantes y compositores urbanos que usan términos raramente «entremiliaos como si fuera un zumo de apazote con cañafístola».

Han deformado la forma de bailar bachata, a los merengues típicos le han metido por el medio una cosa que le llaman «dembó» que se baila entre una muchachona meneando las nalgas y un varón sobándola por detrás.

¿Quien había visto eso en los tiempos de Siño Ambrosio?

Los diarios y algunos programas de televisión han hecho reportajes sobre el tema que incluyen escenas con la participación de niños, niñas y adolescentes exhibiendo sus habilidades para hacer competencias practicando dicho baile.

El viejo Mingo, un «jalador» de acordeón de la vieja guardia dice que  «lo’merengue de ante se bailaban «jalando pacá y empujando pallá» y  «si la mujer era pretá y uno se ponía de tracendío, la cosa no se quedaba asina, no…»

«Ahora se fuma de tó, se bebe de tó, se meten droga puyándose con una jeringa, jalan juca, güelen cemento pegasuela y poivo meclao con mile de cosa má» decía Milagro, una vieja vendedora de «mondongo sancochao», quien tuvo que dejar su profesión después de haber sido atracada por «desconocidos»  y despojada de todo lo que llevaba encima.

Las conversaciones entre viejos amigos (o amigos viejos) son anécdotas cargadas de ilustraciones de momentos vividos y análisis de  otros tipos de comportamientos, principalmente en los campos, donde se cogía lo ajeno por necesidad.

En los viejos tiempos, ladrón era quien tenía la «mala maña» de robar de manera continua y no trabajaba.

Para la sociedad, ese era un «ladronazo», «mañoso» o «tira pa’l monte».

Robar para comer era un secreto familiar que no podía comentarse con nadie, ya que generalmente, quien lo cometía, pertenecía a una familia de santurrones o quizás hipócritas que fungían de devotos de la virgencita de la milagrosa, pero no confesaban esos pequeños pecados al cura que iba, de cuando en cuando, a decir una misa en la capilla del lugar.

Si se hacía algún comentario sobre uno de esos robos para comer, se violaba  el honor y la vergüenza que supuestamente estaban por delante en todo y se recuerda la forma de echarle un boche a un muchacho que hablaba de ciertas cosas que debía mantener en secreto.

Siempre se iniciaba con un tratamiento formal de usted, que empezaba más o menos así:

– ¡Papin, venga acá! ¿Qué fue lo que uté le dijo a la vieja Chicha sobre la comía que aquí se cocinó hoy?

– Na’

– ¿Na’? ¿Y qué fue lo que yo oí «clariningo» sobre una pluma y un saco?

– Ah si, pero eso no tiene «na’que vei» con «comía».

-Solamente le dije del vajo de la pluma cuando la queman y la’ceniza se meten en un saco de «jenequén», que también se le pega fuego junto con la basura.

-Pero usté sabe bien que ese pato que se deplumó hoy lo compró Pindingo del «otro lao de la paicela de Pichilo».

-¿Entonce como fue? Primero se la de’prendieron y dipué la prendieron? Eso no se hace cuando se cocina un animai que se compra con dinero sudao gota a gota.

-No trate de enredai la cosa y vete a rezai pa’ que te acuete. ¡Buen jabladorazo! ¡Tu verá cuando llegue Pindingo!

-No tengo sueño. E’muy temprano y yo quiero ir donde Longina a buscar algo que ella me ofreció.

-Esa muchachita siempre tá ofreciendo cosa y nunca cumple. Mejor e’que no te ponga de mojiganga de esa comparona.

-Cada vez que ella me ha ofrecido algo, siempre ha cumplido.

-Yo nunca he vito un regalito de ella que tu haya traído a esta casa.

-Nunca será posible traer lo que ella me regala en el «soberao de la rancheta» de su taita.

-Ten cuidao Papín.! Ya tu ere un hombrecito y si tú le preña esa muchacha a Mongo, va’a tenei que mudaila y haceile una casita aunque sea de yagua.

Tu, ni siquiera cédula tiene. Ten cuidao, vueivo y te lo repito.

Vete a rezai pa’que te acuete, manque sea temprano y deja de daite bombo, que esa muchachita e’muy seriesita y solo se junta con la monja que vienen dei pueblo.

Esa noche, Papín no encontró a su prometida en su casa y se dirigió a la rancheta acostumbrada y tampoco la encontró allí.

Volvió al bohío y preguntó por ella. La respuesta que recibió fue muy convincente:

-Ella le dijo a su mai que iría a un ensayo para una velada que Doña Blanca estaba organizando para el día de la virgen y no quería que nadie lo supiera, porque es una sorpresa para invitar al Padre Morejón y a las monjitas del pueblo.

Así eran las cosas, pero hoy son tan diferentes que a la profesión más antigua del planeta la han convertido en un oficio remunerado con tarifas que deben ser respetadas y pagar una cuota a un sindicato.

Las que exigen sus estipendios en dólares, yipetas, apartamentos y demás facilidades cubiertas por el bondadoso que las conquista, reciben el mote de «chapiadoras», pero ese adjetivo calificativo se lo daban, en otros tiempos, a las humildes señoras que trabajaban, de sol a sol, cortando malezas con un colín afilado, en fincas y conucos rurales. ¡Abismal diferencia!

Emeterio Saturnino levantaba su mano derecha y la agitaba insistentemente.

Doña Talita, la profesora que impartía su enseñanza en la escuela primaria rural del lugar, había solicitado al grupo una definición de historia.

Emeterio quería lucirse con sus dotes de buen estudiante ante los demás alumnos que colmaban el aula.

En uno de esos coloquialismos callejeros, había aprendido que la historia es «la sucesión sucesiva de los sucesos sucedidos sucesivamente”, y con esa pintoresca expresión sentía ganas inmensas de hacerle una burla a la respetable profesora, quien había demostrado, en muchas ocasiones, ser una persona elitista.

Según cuentan, ella prefirió escuchar la respuesta de Higinio Guajardo, hijo de una amante de Petunio Figueroa, adinerado terrateniente de la vecindad con quien, se rumoraba, habían visto a Doña Talita en un almacén donde se añejaba una gran cantidad de tabaco en trojes.

Como casi siempre sucede, Higinio dijo un disparate de marca mayor, tanto así, que la profesora prefirió postergar esa clase para el día siguiente y pedir a los alumnos que recitaran algunos versos y cantaran algunas canciones para tratar de relajar el ambiente.

Transcurría el mes de abril de 1973.

Estaba de moda la canción más aclamada por la juventud de la época y Benita Collarín, con apenas 12 años de edad, nacida el viernes santo de 1961 y por eso, según decían,  «llamaba los espíritus y se montaba», ya recitaba sus versos reiteradamente mientras el grupo  a coro le respondía…”se alejó de mí en un atardecer con un beso a flor de piel y al decir adiós, poco antes de partir, me entregó su estrella de David…”

Era el estribillo vibrante de la canción lapidada por Juan Bau, un joven intérprete español que había conquistado el mundo mientras en la capital se escuchaba a todo vapor la formidable intérprete Roberta Flack y su famosa versión de Killing me softly with his song, por la que obtuvo un premio Grammy.

A pesar de esos importantes motivos para el deleite de esa vigorosa juventud, que había nacido en una época donde no era muy fácil expresarse con todo el deseo que el corazón y la buena voluntad demandan, en otros ámbitos de cuajaban asuntos que ni Emeterio, ni los demás muchachos del grupo percibían.

Eran muy pequeños para que tuvieran participación activa en esos eventos y sus padres vivían alejados de lo que pasaba en el mundo.

Unos meses antes, nueve guerrilleros armados, que habiendo surcado los mares a bordo del «Black Jack», desembarcaron por una playa del sur con la intención de derrocar el gobierno de turno.

Para finales de año se fundaría un partido que traería consigo una estrategia para alcanzar el poder y mantenerse por mucho tiempo con el apoyo de grandes empresarios, terratenientes y miembros de un tipo de sociedad civil poderosa, que surgió durante el mandato, que entre 1966 y 1978, permitió ejercer todo tipo de acciones marcadas por el lenguaje del gobernante como «indelicadezas».

Faltaba poco tiempo para los exámenes del quinto curso y luego pasar al sexto que se impartía en un poblado cercano al lugar.

Estos muchachos no se habían enterado de que en febrero de ese año, cayó en manos de las fuerzas armadas el líder principal del movimiento guerrillero siendo asesinado y su cuerpo hecho desaparecer.

Esta noticia no estaba al alcance de esa juventud inmadura como tampoco para muchos campesinos que solo se enteraron del arrojo y valentía de esa clase inmortal por rumores de algunos que visitaron la zona donde estaban los valientes.

Lo mismo había ocurrido con otros movimientos de héroes nacionales que fueron ocultados a la juventud de la época y solo eran del conocimiento de algunos que se atrevieron a indagar con familiares ligados a la lucha, en clandestinidad, por la existencia de mejores condiciones de vida.

Los acontecimientos políticos internacionales de más trascendencia como la guerra de Vietnan, Angola y Mozambique, en pleno desarrollo, no se conocían con niveles de amplitud deseados ni la profundidad del porqué de esas acciones en busca de reivindicaciones.

Era obligado actuar con mucha cautela para poder indagar y no exponerse a caer en una trampa mortal en manos de fuerzas que dominaban las calles de las principales ciudades y campos del país.

Muchos optaban por hacerse amigo del alcalde pedáneo, comprarse un juego de dominó y pasar los momentos de ocio debajo de una mata de almendras con tres amigos más, practicando  ese juego inductor al razonamiento en molde petrificado, a la apuesta del pote de romo, al sancocho de gallina criolla o al chivo guisado por las manos de la vieja Carmelina. .

Otra alternativa consistía en ir a la gallera más cercana, donde también se invertía en apuestas a un gallo «criado y entrabado» por Don Papito para verlo picando y clavando sus mortales espuelas al contrario, en un acto de salvajismo propio de caníbales del más obscuro bosque selvático africano.

Cuando esos muchachos terminaron el quinto curso de la primaria y fueron inscritos en el sexto de la escuela del pueblo empezó a transformarse su estilo de vida paulatinamente.

Se burlaban de sus padres a quienes les señalaban su bajo índice de conocimientos de las cosas que ocurrían día a día, destacando algunas noticias que salían en ciertos periódicos y sobre las cuales se hacían comentarios en su presencia.

Le endilgaban a hembras estar «echando teticas» y andar con el «culito parado» enseñando las tareas que le ponen en la escuela donde le exigen lápices de colores y hojas de maquinilla para hacer sus trabajos, presentarlos en carpetas a colores que solamente vendían frente a la escuela pública y en una papelería del pueblo abajo, ambos negocios propiedad del director de la escuela en sociedad con un asistente de la gobernadora de la provincia.

Emeterio fue inscrito en el colegio religioso San Serapio, administrado por una beata que vivía con un grupo de mujeres en clausura y vestían una túnica color café con leche superpuesta, que llevaba en la parte frontal un bordado exquisitamente terminado con las iniciales SS que muchos, en tono burlón, definían como “Servicio Secreto”.

Higinio no fue a la escuela del pueblo porque su mama tuvo dificultades económicas para enviarlo, a pesar de su vínculo sentimental con Petunio tuvo que dejar el niño ayudándole a guayar raíces de  guáyiga para elaborar empanadas y luego salir a venderlas de casa en casa.

Así fue juntando algunos ahorros hasta que, dos años mas tarde, el chofer de un camión que iba dos veces a la semana al lugar en busca de leche, se interesó sentimentalmente por Esperanza, como se llamaba la madre de Higinio, ayudándole a inscribirlo en la escuela pública, comprarle uniformes y pagarle algunos gastos para poder asistir.

Esperanza salió embarazada y dio a luz un par de mellizos que fueron negados por el transportista, luego de indagar, que en su familia no había historial de ningún matrimonio que hubiese procreado hermanos gemelos.

Un año más tarde, Don Petunio apareció acribillado a tiros en las cercanías de una finca destinada a la crianza de ganado lechero y no se pudo establecer con certeza quién cometió el crimen.

Siete meses después, la profesora Talita fue asistida por MamáToña, la partera del lugar.

Trajo al mundo dos hermosas mellizas.

Fueron bautizadas con los nombre de Inmaculada y Prudencia.


La promoción del desarrollo económico y social latinoamericano está a cargo de un organismo dependiente de las Naciones Unidas, con sede en Santiago de Chile, que lleva por nombre «Comisión Económica para America Latina y el Caribe (CEPAL)».

Edificio de la CEPAL en Santiago, Chile.

La CEPAL carece de un brazo dinámico para el logro de sus objetivos con mejores impulsos a base de una gestión controlada día a día, según la marcha de los acontecimientos que afecten el cauce normal por donde deben deslizarse las economías de cada país de esta parte del mundo.

Algunos países han dejado de poseer moneda propia, habiendo tenido que recurrir al dólar estadounidense como unidad de pago de sus transacciones externas e internas.

Otros estarán en ese ánimo, pero no deja de haber una cierta inseguridad para llegar a una decisión tan trascendental, debido al arraigado apego que existe a los tradicionales parámetros inspirados por las formulas trazadas por ilustres clásicos de las ciencias económicas y sociales.

En muchos países, casi todas las operaciones importantes de su mercado interno, se están transando en dólares estadounidenses aún cuando se finiquiten en el equivalente de la moneda oficial.

Los bancos centrales de cada país emisor de su propio signo monetario, sea en forma metálica o en billetes impresos sobre cualquier sustrato o material disponible en el mercado, tienen que incurrir en costos de gran consideración para poder acuñar o imprimir sus especies.

Todo esto, sumado al procesamiento interno, transporte, seguridad y demás costos incidentales en que incurren para poder suplir las necesidades de efectivo de cada país, se convierte en el rubro de mayor impacto en el gasto corriente de cada entidad emisora.

La sumatoria de cada partida de gasto en que se incurre, supera considerablemente el valor facial de cada signo monetario, lo cual significa, que al no obtenerse señoreaje, sino pérdidas cuantiosas, se reflejan como un impacto negativo sobre la población debido a la necesidad de tener que usar las reservas internacionales para cubrir ese tipo de déficit.

Los sistemas de pago electrónicos son el vehículo más eficiente que se ha concebido para realizar las liquidaciones interbancarias.

Esa iniciativa ha hecho que la expedición de cheques esté cayendo vertiginosamente y hasta la haga desaparecer por completo.

Si América Latina contara con un patrón monetario virtual único, tipo criptomoneda, la entidad que debería regular su emisión debería ser la CEPAL, por tener una personería jurídica al amparo de las Naciones Unidas y un amplio dominio de las estadísticas económicas de cada país miembro, al igual que el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

La forma de llevar a cabo esta iniciativa, que sería un punto de la agenda correspondiente a la anunciada Década de Acción, puede tener varias vertientes que no son necesarias considerar por el momento.

Será mejor someterla a la consideración y opinión del equipo técnico de cada banco central latinoamericano.

(Centro de retención vehicular El Coco)

La existencia de un centro para retención de vehículos, cuya circulación se ha considerado restringida por las razones previstas en la Ley 63-17, vigente en la República Dominicana desde el año 2017, es un dolor de cabeza.

Para el manejo de sus operaciones, es obligatorio agotar un protocolo impuesto por la propia ley que, entre otras cosas prevé en su artículo 321 la retención temporal de los vehículos involucrados en la comisión de infracciones y establece un plazo de hasta sesenta (60) días calendario, para su retiro del centro.

No es casual, sino rutinario, que el papeleo que es necesario reunir para retirar un vehículo de ese infierno terrenal se tome mucho más de sesenta días.

Por eso, el efecto acumulativo va creciendo permanentemente y cada día el balance entre entradas y salidas resulta positivo en términos de entradas.

Las oficinas del Estado que proporcionan el servicio de emitir la documentación soporte para avalar la propiedad de un vehículo retenido no pueden trabajar a un ritmo que vaya acorde con la necesidad de acelerar el proceso de limpieza y organización del recinto, por múltiples razones que conoceremos más adelante.

En fecha 7 de abril de 2022, el Listín Diario trae consigo un reportaje, interesante pero no convincente, sobre lo que se ve allí:

“El canódromo: un cementerio de chatarras

SE ENCONTRÓ ALLÍ UN AMBIENTE TENSO DEBIDO A LA GRAN MULTITUD EN LAS AFUERAS DEL CANÓDROMO, LA MAYORÍA MOLESTAS Y DESESPERADAS (sic) POR LA TARDANZA EN LA ENTREGA DE LOS VEHÍCULOS Y ALEGANDO INCAUTACIONES INJUSTIFICADAS

yariel.ferreras@listindiario.com

(Entre Paréntesis) Sin propósito de desmedro de las mas excepcionales dotes que pueda tener un o una pasante a una profesión delicada como es la comunicación social, es bueno saber que, la persona que elaboró la primera de una serie de entregas fue presentada por el Listín Diario hace quizás tres meses como estudiante de comunicación social de la Universidad Tecnológica de Santiago.

Descrita como inclinada por el área artística que le apasiona el baile y cantar en presentaciones tales como festivales de la voz y se considera como una persona reservada, soñadora e inteligente.

Le apasiona la escritura y decidió participar en PPA (suponemos que se trata de un Proyecto Participativo de Aula) por una asignación universitaria. “Yo vine al Listín Diario a realizar una tarea que consistía en entrevistar a un redactor y en ese proceso entrevisté a un PPA de ese entonces, Él me invitó a ingresar al programa. No estaba muy segura, pero tras haberlo hablado con mi madre y pensarlo bien, decidí participar”.    

Esa novel reportera se sometió o la sometieron a una prueba que quizás se la encomendaron a un veterano y la delegó en esa entusiasmada pasante y escribió lo siguiente: (cierra paréntesis)

Santo Domingo, RD

Las deficiencias en la atención y la gran cantidad de vehículos retenidos que procuran conductores durante días sin ningún resultado, contribuyen al desorden que prevalece en el Centro de Retención Vehicular de la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (Digesett), ubicado donde funcionaba el antiguo Canódromo.

Un equipo del LISTÍN DIARIO visitó ayer la instalación ubicada en la intersección de las avenidas República de Colombia y Monumental, con el objetivo de conocer sobre el destino final de muchos vehículos incautados por violaciones a las leyes y el proceso que deben realizar sus propietarios para retirarlos.

Sin embargo, se encontró allí un ambiente tenso debido a la gran multitud en las afueras del Canódromo, la mayoría molestas y desesperadas por la tardanza en la entrega de los vehículos y alegando incautaciones injustificadas.

Las primeras personas llegaron al centro cerca de las 5:00 de la mañana, según contaron, y no fue hasta las 9:00 cuando comenzaron a “recibir” los servicios, aunque permanecían en el lugar sin ninguna solución.

Atiborrado

Al Canódromo llevan vehículos incautados a causa de alguna infracción u otros inconvenientes. Todo el proceso de lo que pasará con los vehículos se hace con la Digesett, incluido el pago de las multas.

Cuando todo el proceso requerido es agotado, la misma institución es la encargada entregar el vehículo.

Dentro del lugar se encuentran autos, motocicletas y otros medios de transporte de todo tipo y tamaño. Incluso hay un edificio de tres plantas colmado de motocicletas. Lleno tanto de árboles como de vehículos, muchos de ellos se ven en condiciones deplorables y arropados por los arbustos. Toda esa zona ocupa un gran espacio y allí se encuentran los vehículos que han sido confiscados por alguna u otra razón.

El señor Reyes Abreu declaró a LISTÍN DIARIO que todas las personas presentes, en su mayoría hombres, son propietarios de motocicletas, las cuales habían sido incautadas por “disparates”.

Llueven quejas

La motocicleta de Reyes fue confiscada el pasado viernes debido a que circulaba con la licencia de su hijo, pero hasta ayer no lo había recuperado.

“Hasta el acta de nacimiento de mi abuela traje yo hoy”, contó con sarcasmo, refiriéndose a los papeles que se requieren para realizar el proceso de retiro.

Aunque a Reyes le incautaron su motocicleta por violación a la ley de tránsito, algunos alegan que han mostrado todos sus documentos al día y aún así les llevan los vehículos.

“Usted puede andar legal y como quiera se lo llevan”, vociferó un señor que también procuraba su unidad. Además, declaró que en gran parte de los casos no les piden ni el seguro, ni la cédula, ni otros papeles de identificación, sino que “es para arriba de una vez (una grúa)”.

“Esa gente abusa de los infelices, de los padres de familia que trabajan, el hombre que trabaja aquí no vale nada”, expresó, tratando de soltar todo el enojo acumulado.

Mientras el equipo del LISTÍN estuvo en el lugar, por lo menos dos grúas ingresaron a la estructura repletas de motocicletas. Como explicación, los presentes dijeron que de 20 vehículos que salen, entran “hasta 200” cada día.

Un joven contó que del centro de retención había salido una motocicleta que tenía unos 10 meses allí, e incluso hay muchos que tienen más tiempo, tanto que hasta se dañan”.

Los ciudadanos comunicaron que todos los días dejan esa fila en condiciones similares, con personas que tienen más de tres días yendo al Canódromo sin poder resolver nada. Algunos denunciaron que, cuando llegan vehículos buenos y nuevos, supuestamente les quitan piezas para venderlas y extravían otras cosas.

Un usuario dijo que le acababan de incautar el motor, pero un oficial se llevó las llaves del vehículo. Cuando acudió al Canódromo para hablar con las autoridades pertinentes, una de ellas le respondió con un “¿Qué usted quiere que yo haga?”.

Pero no son solo conductores de motos con múltiples quejas. Robinson Mejía declaró que desde el miércoles asiste al lugar que describió como “un desorden” para recuperar un automóvil.

“Aquí no hay ni una ventanilla de información, tú vienes aquí a las buenas de Dios a averiguar cuál es el procedimiento. Estuve aquí ayer desde las 6 de la mañana y tuve que volver hoy. Aquí hay un desorden en la fila y no se arma una desgracia porque Dios es grande”, dijo visiblemente molesto.

Sin multas

Pero el problema más grande no es ese, sino que las patrullas traen los motores sin multa alguna, por lo que tienen que registrarlas en el sistema.

Una gran parte de esos hombres se encontraba ayer formando una fila para pagar una multa y averiguar por qué el motor fue enviado al Canódromo, ya que algunos ignoraban la razón.

Una vez allí hay que pagar la multa y esperar a que el sistema suba para así tener la oportunidad de realizar todo el proceso de retiro”.

El Listín Diario es el periódico más antiguo de la República Dominicana y está lleno de lecciones:


Siempre ha tenido al frente a un grupo de profesionales que han llevado en sus venas las enseñanzas del maestro por excelencia del periodismo dominicano, Don Rafael Herrera Cabral, quien eternizó en un editorial, comparable al padrenuestro de los creyentes, lo que todo comunicador debe tomar en cuenta al escribir:

EL MISTERIO DE LA PALABRA: “Las palabras tienen virtudes mágicas. Su poder de evocación es enorme. Ellas transforman el mundo, porque su contenido espiritual es tan amplio cuanto sea posible concebir por el ser humano. Y algunas hasta van más allá de la simple apreciación, y conducen el pensamiento por sendas ignoradas, en descubrimiento de nuevas realidades.

Pero así como son útiles, también ocasionan numerosos daños. Han sido creadas en la realidad y en el sueño. Y describen la realidad y anuncian lo imprevisible que solamente es perceptible en ciertos estados de ensoñación.

Con una palabra se dice, pero sobre todo se calla. Porque si son afirmaciones, también encierran negociaciones, porque el ser se esconde en ellas para vivir una existencia propia, en un mundo peculiar que no es valedero sino para quienes estén en el secreto.

Se transforman las palabras como los sentimientos. Son entes vivos, fulgurantes, oscuros, tristes, alegres, apasionados y fríos.

Se vulgarizan con el uso frecuente. Se hacen elevadas, señeras, dominantes, intangibles. Significantes y traicioneras, lúcidas y oscuras, las palabras conducen, desvían, trastruecan, designan, confunden, orientan, construyen, matan.

Para usarlas es menester su amistad, su conocimiento, como ciertas materias químicas que cuando manejadas inadvertidamente, equivocadamente generan nuevos cuerpos casi siempre peligrosos.

Medio seguro de comunicación, alejan, sin embargo, rompen vínculos, establecen fronteras y barreras insalvables.

Porque las palabras, ¡ay las palabras¡, tienen poderes mágicos.”

Esos poderes mágicos de las palabras se eternizan y sirven de guía desde que se escribió en el Génesis “Hágase la luz” y la luz quedó hecha.

Unas cuantas palabras de un alto funcionario de Alemania Oriental precipitaron la caída del Muro de Berlín.

Guenter Schabowski, portavoz del gobierno de la RDA, sencillamente dijo en una conferencia de prensa que las restricciones de viaje para los ciudadanos del este serían levantadas y ante una intervención periodística respondió: «Esto ocurre, que yo sepa… inmediatamente… sin demora».

No fue necesario decir más nada para que miles de personas se fueran hacia el Muro, exigiendo a los guardias que abrieran las puertas.

A los 9 y 20 minutos de la noche del 9 de noviembre 1989 en el paso fronterizo de Bornholmer dejaron pasar a los primeros ciudadanos de la RDA hacia Berlín Occidental.

En República Dominicana, la frase “borrón y cuenta nueva” ha sido un modelo que ha perjudicado notablemente a todos.

Por eso y mucho más, siempre habrá que repetir que las palabras tienen poderes mágicos.

Si volvemos al principio, nos daremos cuenta de que el primer reportaje sobre el canódromo publicado por el Listín Diario en fecha el 7 de abril de 2022 bajo la pluma de una pasante amateur se convirtió en una bomba contentiva de gasolina de alto octanaje.

Se destapó un cominero colectivo enorme, empezando por la línea editorial del Listín, que el día siguiente se expresó en términos quizás atrevidos al expresar que “sin entrar en consideraciones de fondo sobre la legalidad de los conceptos de “retención” o “incautación” por los cuales los dueños de esos vehículos han sido penalizados, el desorden actual del Canódromo da lugar a la existencia de prácticas abusivas e ilícitas, como la sustracción de piezas, según las quejas recibidas por este diario”.

Los días siguientes, las páginas del mismo Listín dieron cabida a varios reportajes llenos de minucias chismográficas que no pasan de ser impresiones recogidas de personas “aquejadas” por no haber podido recuperar vehículos retenidos.

Muchos consideran que el hecho de que una autoridad de elevada categoría como es el Defensor del Pueblo hiciera una inesperada visita al recinto y, quizás sin darse cuenta, armara un tejemaneje inexplicable fue inducido por dichos reportajes.

De ahí en adelante, las cosas han tomado otro matiz.

El Defensor del pueblo entró hasta las oficinas del Centro con un grupo de personas, entre ellas periodistas, pero hasta ahora no se sabe cómo pudo llegar a ese destino, ya que no se ha dicho nada acerca de lo acontecido en el portón de acceso al lugar y cual fue la actitud de los centinelas.

Varios reportes de prensa dan cuenta de que un acompañante del Defensor del Pueblo fue agredido físicamente y la Sociedad Dominicana de Diarios deploró y censuró la agresión de que fueron objeto los periodistas y reporteros durante la visita.

La cosa sigue tomando un camino encumbrado y el Defensor del Pueblo visita al Presidente de la República para ponerlo al corriente de lo ocurrido y sale en la prensa un titular que dice: “Abinader promete sanciones a quienes borraron datos del celular de LISTIN DIARIO”, detallando que habrá consecuencias contra los agentes de la Digesett actuantes.

A partir de esas declaraciones del primer magistrado de una nación donde se pregona la independencia del Ministerio Público, las cosas toman un curso muy extraño.

Lo último que se ha visto es que la Iglesia Católica se ha metido en el medio, sugiriendo que el Canódromo sea desmantelado y no hace ninguna sugerencia práctica al respecto, olvidando que hay varios recintos adicionales que, con el mismo fin, existen en diversas localidades del país.

Al momento de concluir con estas páginas, inspiradas por una visita hecha durante el pasado fin de semana por los alrededores del Centro de Retención vehicular y habiendo conversado con los custodios del portón de entrada, habrá que analizar, si detrás de todo, pudiera haber un interés especial para que las cosas cambien y no necesariamente se contemplen las previsiones legales.  

Hasta aquí lo que es posible decir al respecto sin dejar de recordar que el Listín de hoy, 18 de abril de 2022, trae consigo un nuevo titular: “El otro canódromo, el de Villa Mella”.

Ojalá que el gobierno cierre las puertas a todo tipo de especulación periodística y tome acciones al amparo de las leyes y reglamentos que rigen la materia, sin incurrir en algo así como un pecado igual o semejante a una enfiteusis inducida.  

Esta es una historia que sucedió en la fiesta de cumpleaños de la abuela de un amigo, oriundo de un lugar cercano a Miches, municipio de la provincia El Seibo, República Dominicana, donde la naturaleza ha puesto todo su empeño para dotar esta región de los más bellos paisajes.

Como Miches es una comunidad con algo mas de 20,000 habitantes donde casi todos se conocen, se hacen muchas historias sobre los intentos de la mayoria de la gente que alli reside, para viajar a Puerto Rico en embarcaciones que se dedican al transporte clandestino de pasajeros que «buscan» un mundo mejor en la isla del encanto.

Era el octogésimo cumpleaños de mamá Chila y para la celebración fueron invitados muchos amigos de la familia, el alcalde, el cura de la parroquia, el oficial superior de la comandancia del puerto marítimo de la región y un compadre de la señora que había sido güirero de un trío de música típica, que en varias ocasiones amenizó fiestas celebradas por Doña Chila.

Estaba programado que el güirero retirado, apodado Cuchimbo, sería quien bailara el primer merengue que se tocara en el cumpleaños, después de partir la torta simbólica que tenía encima la cantidad de años cumplidos, pero en números romanos.

Casi nadie interpretaba que LXXX tenía ese significado y empezaron a hacer conjeturas sobre si eso era algo especial, si eran las iniciales del nombre de su difunto esposo, hasta que uno de los presentes dijo que eso era una marca de un carro nuevo que le iban a regalar a la anciana.

Esa apreciación corrió como la pólvora entre todos los presentes y las murmuraciones no se hicieron esperar.

– Quién fue que compró el carro?

– Esa señora no hará nada con un carro, no sabe manejar ni puede pagarle un sueldo a un chofer.

-Quizás fue el nieto que hace tiempo se fue en yola.

Mientras crecían los comentarios. el cura se acercó a la mesa y empezó a impartir bendiciones por la hermosa celebración, expresando sus parabienes y los mejores deseos por la cristianización del mundo para un futuro mejor.

Los aplausos eran interminables y se levantaron muchos vasos de aguardiente al grito en coro de Salud… dios la bendiga siempre..!

Entró Kililo a la fiesta, un borrachito que ha  acostumbrado a la población a verlo  con un interminable frasco en las manos conteniendo unas cuantas onzas de su tradicional bebida predilecta.  Una mezcla de las marcas que le obsequiaban algunos amigos cuando estaban tomando en las pulperías del lugar.

El cura, quien lo conocía por su florido lenguaje y sus sorpresivas incursiones a la capilla de San Antonio, usó el protocolo adecuado para recibirlo.

Kililo le pidió el micrófono y  pensando que el sacerdote era el único que sabía leer en números romanos, dijo:

Padre, estos críos de cabra ahítos de acerbas frutillas de anacardiáceas que están aquí, gracias a la gentil convocatoria hecha por la excelsa dama homenajeada por un aniversario más de su prolífica existencia,  no tienen el privilegio del que usted goza como sacerdote católico romano y por ende ignoran lo que quieren decir esas cuatro letras que están encima del bizcocho.

Levantando su botella para hacer la libación del liquido contenido en la misma, continuó con su discurso:

Para que no sigan diciendo que esa es la marca de un «cocote largo» que le van a regalar a la vieja, como usted conoce de números romanos, encarecidamente le propongo a su autoridad eclesiástica, explicar a los honorables munícipes y demás concurrentes, el significado de esas cuatro letras.

La respuesta sabia del sacerdote no se hizo esperar.

Mi formación académica no llegó tan lejos mi estimado Kililo. A pesar de que recuerdo muy bien un reloj con números romanos que había en el seminario, me atrevo a decir a esta gentil comunidad, que en ese reloj no aparecía la letra ele. Pasen una feliz noche que yo me retiro a mi recinto.