(Centro de retención vehicular El Coco)

La existencia de un centro para retención de vehículos, cuya circulación se ha considerado restringida por las razones previstas en la Ley 63-17, vigente en la República Dominicana desde el año 2017, es un dolor de cabeza.

Para el manejo de sus operaciones, es obligatorio agotar un protocolo impuesto por la propia ley que, entre otras cosas prevé en su artículo 321 la retención temporal de los vehículos involucrados en la comisión de infracciones y establece un plazo de hasta sesenta (60) días calendario, para su retiro del centro.

No es casual, sino rutinario, que el papeleo que es necesario reunir para retirar un vehículo de ese infierno terrenal se tome mucho más de sesenta días.

Por eso, el efecto acumulativo va creciendo permanentemente y cada día el balance entre entradas y salidas resulta positivo en términos de entradas.

Las oficinas del Estado que proporcionan el servicio de emitir la documentación soporte para avalar la propiedad de un vehículo retenido no pueden trabajar a un ritmo que vaya acorde con la necesidad de acelerar el proceso de limpieza y organización del recinto, por múltiples razones que conoceremos más adelante.

En fecha 7 de abril de 2022, el Listín Diario trae consigo un reportaje, interesante pero no convincente, sobre lo que se ve allí:

“El canódromo: un cementerio de chatarras

SE ENCONTRÓ ALLÍ UN AMBIENTE TENSO DEBIDO A LA GRAN MULTITUD EN LAS AFUERAS DEL CANÓDROMO, LA MAYORÍA MOLESTAS Y DESESPERADAS (sic) POR LA TARDANZA EN LA ENTREGA DE LOS VEHÍCULOS Y ALEGANDO INCAUTACIONES INJUSTIFICADAS

yariel.ferreras@listindiario.com

(Entre Paréntesis) Sin propósito de desmedro de las mas excepcionales dotes que pueda tener un o una pasante a una profesión delicada como es la comunicación social, es bueno saber que, la persona que elaboró la primera de una serie de entregas fue presentada por el Listín Diario hace quizás tres meses como estudiante de comunicación social de la Universidad Tecnológica de Santiago.

Descrita como inclinada por el área artística que le apasiona el baile y cantar en presentaciones tales como festivales de la voz y se considera como una persona reservada, soñadora e inteligente.

Le apasiona la escritura y decidió participar en PPA (suponemos que se trata de un Proyecto Participativo de Aula) por una asignación universitaria. “Yo vine al Listín Diario a realizar una tarea que consistía en entrevistar a un redactor y en ese proceso entrevisté a un PPA de ese entonces, Él me invitó a ingresar al programa. No estaba muy segura, pero tras haberlo hablado con mi madre y pensarlo bien, decidí participar”.    

Esa novel reportera se sometió o la sometieron a una prueba que quizás se la encomendaron a un veterano y la delegó en esa entusiasmada pasante y escribió lo siguiente: (cierra paréntesis)

Santo Domingo, RD

Las deficiencias en la atención y la gran cantidad de vehículos retenidos que procuran conductores durante días sin ningún resultado, contribuyen al desorden que prevalece en el Centro de Retención Vehicular de la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (Digesett), ubicado donde funcionaba el antiguo Canódromo.

Un equipo del LISTÍN DIARIO visitó ayer la instalación ubicada en la intersección de las avenidas República de Colombia y Monumental, con el objetivo de conocer sobre el destino final de muchos vehículos incautados por violaciones a las leyes y el proceso que deben realizar sus propietarios para retirarlos.

Sin embargo, se encontró allí un ambiente tenso debido a la gran multitud en las afueras del Canódromo, la mayoría molestas y desesperadas por la tardanza en la entrega de los vehículos y alegando incautaciones injustificadas.

Las primeras personas llegaron al centro cerca de las 5:00 de la mañana, según contaron, y no fue hasta las 9:00 cuando comenzaron a “recibir” los servicios, aunque permanecían en el lugar sin ninguna solución.

Atiborrado

Al Canódromo llevan vehículos incautados a causa de alguna infracción u otros inconvenientes. Todo el proceso de lo que pasará con los vehículos se hace con la Digesett, incluido el pago de las multas.

Cuando todo el proceso requerido es agotado, la misma institución es la encargada entregar el vehículo.

Dentro del lugar se encuentran autos, motocicletas y otros medios de transporte de todo tipo y tamaño. Incluso hay un edificio de tres plantas colmado de motocicletas. Lleno tanto de árboles como de vehículos, muchos de ellos se ven en condiciones deplorables y arropados por los arbustos. Toda esa zona ocupa un gran espacio y allí se encuentran los vehículos que han sido confiscados por alguna u otra razón.

El señor Reyes Abreu declaró a LISTÍN DIARIO que todas las personas presentes, en su mayoría hombres, son propietarios de motocicletas, las cuales habían sido incautadas por “disparates”.

Llueven quejas

La motocicleta de Reyes fue confiscada el pasado viernes debido a que circulaba con la licencia de su hijo, pero hasta ayer no lo había recuperado.

“Hasta el acta de nacimiento de mi abuela traje yo hoy”, contó con sarcasmo, refiriéndose a los papeles que se requieren para realizar el proceso de retiro.

Aunque a Reyes le incautaron su motocicleta por violación a la ley de tránsito, algunos alegan que han mostrado todos sus documentos al día y aún así les llevan los vehículos.

“Usted puede andar legal y como quiera se lo llevan”, vociferó un señor que también procuraba su unidad. Además, declaró que en gran parte de los casos no les piden ni el seguro, ni la cédula, ni otros papeles de identificación, sino que “es para arriba de una vez (una grúa)”.

“Esa gente abusa de los infelices, de los padres de familia que trabajan, el hombre que trabaja aquí no vale nada”, expresó, tratando de soltar todo el enojo acumulado.

Mientras el equipo del LISTÍN estuvo en el lugar, por lo menos dos grúas ingresaron a la estructura repletas de motocicletas. Como explicación, los presentes dijeron que de 20 vehículos que salen, entran “hasta 200” cada día.

Un joven contó que del centro de retención había salido una motocicleta que tenía unos 10 meses allí, e incluso hay muchos que tienen más tiempo, tanto que hasta se dañan”.

Los ciudadanos comunicaron que todos los días dejan esa fila en condiciones similares, con personas que tienen más de tres días yendo al Canódromo sin poder resolver nada. Algunos denunciaron que, cuando llegan vehículos buenos y nuevos, supuestamente les quitan piezas para venderlas y extravían otras cosas.

Un usuario dijo que le acababan de incautar el motor, pero un oficial se llevó las llaves del vehículo. Cuando acudió al Canódromo para hablar con las autoridades pertinentes, una de ellas le respondió con un “¿Qué usted quiere que yo haga?”.

Pero no son solo conductores de motos con múltiples quejas. Robinson Mejía declaró que desde el miércoles asiste al lugar que describió como “un desorden” para recuperar un automóvil.

“Aquí no hay ni una ventanilla de información, tú vienes aquí a las buenas de Dios a averiguar cuál es el procedimiento. Estuve aquí ayer desde las 6 de la mañana y tuve que volver hoy. Aquí hay un desorden en la fila y no se arma una desgracia porque Dios es grande”, dijo visiblemente molesto.

Sin multas

Pero el problema más grande no es ese, sino que las patrullas traen los motores sin multa alguna, por lo que tienen que registrarlas en el sistema.

Una gran parte de esos hombres se encontraba ayer formando una fila para pagar una multa y averiguar por qué el motor fue enviado al Canódromo, ya que algunos ignoraban la razón.

Una vez allí hay que pagar la multa y esperar a que el sistema suba para así tener la oportunidad de realizar todo el proceso de retiro”.

El Listín Diario es el periódico más antiguo de la República Dominicana y está lleno de lecciones:


Siempre ha tenido al frente a un grupo de profesionales que han llevado en sus venas las enseñanzas del maestro por excelencia del periodismo dominicano, Don Rafael Herrera Cabral, quien eternizó en un editorial, comparable al padrenuestro de los creyentes, lo que todo comunicador debe tomar en cuenta al escribir:

EL MISTERIO DE LA PALABRA: “Las palabras tienen virtudes mágicas. Su poder de evocación es enorme. Ellas transforman el mundo, porque su contenido espiritual es tan amplio cuanto sea posible concebir por el ser humano. Y algunas hasta van más allá de la simple apreciación, y conducen el pensamiento por sendas ignoradas, en descubrimiento de nuevas realidades.

Pero así como son útiles, también ocasionan numerosos daños. Han sido creadas en la realidad y en el sueño. Y describen la realidad y anuncian lo imprevisible que solamente es perceptible en ciertos estados de ensoñación.

Con una palabra se dice, pero sobre todo se calla. Porque si son afirmaciones, también encierran negociaciones, porque el ser se esconde en ellas para vivir una existencia propia, en un mundo peculiar que no es valedero sino para quienes estén en el secreto.

Se transforman las palabras como los sentimientos. Son entes vivos, fulgurantes, oscuros, tristes, alegres, apasionados y fríos.

Se vulgarizan con el uso frecuente. Se hacen elevadas, señeras, dominantes, intangibles. Significantes y traicioneras, lúcidas y oscuras, las palabras conducen, desvían, trastruecan, designan, confunden, orientan, construyen, matan.

Para usarlas es menester su amistad, su conocimiento, como ciertas materias químicas que cuando manejadas inadvertidamente, equivocadamente generan nuevos cuerpos casi siempre peligrosos.

Medio seguro de comunicación, alejan, sin embargo, rompen vínculos, establecen fronteras y barreras insalvables.

Porque las palabras, ¡ay las palabras¡, tienen poderes mágicos.”

Esos poderes mágicos de las palabras se eternizan y sirven de guía desde que se escribió en el Génesis “Hágase la luz” y la luz quedó hecha.

Unas cuantas palabras de un alto funcionario de Alemania Oriental precipitaron la caída del Muro de Berlín.

Guenter Schabowski, portavoz del gobierno de la RDA, sencillamente dijo en una conferencia de prensa que las restricciones de viaje para los ciudadanos del este serían levantadas y ante una intervención periodística respondió: «Esto ocurre, que yo sepa… inmediatamente… sin demora».

No fue necesario decir más nada para que miles de personas se fueran hacia el Muro, exigiendo a los guardias que abrieran las puertas.

A los 9 y 20 minutos de la noche del 9 de noviembre 1989 en el paso fronterizo de Bornholmer dejaron pasar a los primeros ciudadanos de la RDA hacia Berlín Occidental.

En República Dominicana, la frase “borrón y cuenta nueva” ha sido un modelo que ha perjudicado notablemente a todos.

Por eso y mucho más, siempre habrá que repetir que las palabras tienen poderes mágicos.

Si volvemos al principio, nos daremos cuenta de que el primer reportaje sobre el canódromo publicado por el Listín Diario en fecha el 7 de abril de 2022 bajo la pluma de una pasante amateur se convirtió en una bomba contentiva de gasolina de alto octanaje.

Se destapó un cominero colectivo enorme, empezando por la línea editorial del Listín, que el día siguiente se expresó en términos quizás atrevidos al expresar que “sin entrar en consideraciones de fondo sobre la legalidad de los conceptos de “retención” o “incautación” por los cuales los dueños de esos vehículos han sido penalizados, el desorden actual del Canódromo da lugar a la existencia de prácticas abusivas e ilícitas, como la sustracción de piezas, según las quejas recibidas por este diario”.

Los días siguientes, las páginas del mismo Listín dieron cabida a varios reportajes llenos de minucias chismográficas que no pasan de ser impresiones recogidas de personas “aquejadas” por no haber podido recuperar vehículos retenidos.

Muchos consideran que el hecho de que una autoridad de elevada categoría como es el Defensor del Pueblo hiciera una inesperada visita al recinto y, quizás sin darse cuenta, armara un tejemaneje inexplicable fue inducido por dichos reportajes.

De ahí en adelante, las cosas han tomado otro matiz.

El Defensor del pueblo entró hasta las oficinas del Centro con un grupo de personas, entre ellas periodistas, pero hasta ahora no se sabe cómo pudo llegar a ese destino, ya que no se ha dicho nada acerca de lo acontecido en el portón de acceso al lugar y cual fue la actitud de los centinelas.

Varios reportes de prensa dan cuenta de que un acompañante del Defensor del Pueblo fue agredido físicamente y la Sociedad Dominicana de Diarios deploró y censuró la agresión de que fueron objeto los periodistas y reporteros durante la visita.

La cosa sigue tomando un camino encumbrado y el Defensor del Pueblo visita al Presidente de la República para ponerlo al corriente de lo ocurrido y sale en la prensa un titular que dice: “Abinader promete sanciones a quienes borraron datos del celular de LISTIN DIARIO”, detallando que habrá consecuencias contra los agentes de la Digesett actuantes.

A partir de esas declaraciones del primer magistrado de una nación donde se pregona la independencia del Ministerio Público, las cosas toman un curso muy extraño.

Lo último que se ha visto es que la Iglesia Católica se ha metido en el medio, sugiriendo que el Canódromo sea desmantelado y no hace ninguna sugerencia práctica al respecto, olvidando que hay varios recintos adicionales que, con el mismo fin, existen en diversas localidades del país.

Al momento de concluir con estas páginas, inspiradas por una visita hecha durante el pasado fin de semana por los alrededores del Centro de Retención vehicular y habiendo conversado con los custodios del portón de entrada, habrá que analizar, si detrás de todo, pudiera haber un interés especial para que las cosas cambien y no necesariamente se contemplen las previsiones legales.  

Hasta aquí lo que es posible decir al respecto sin dejar de recordar que el Listín de hoy, 18 de abril de 2022, trae consigo un nuevo titular: “El otro canódromo, el de Villa Mella”.

Ojalá que el gobierno cierre las puertas a todo tipo de especulación periodística y tome acciones al amparo de las leyes y reglamentos que rigen la materia, sin incurrir en algo así como un pecado igual o semejante a una enfiteusis inducida.  

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s